Detectives privados en Tarragona

Detectives en Tarragona

Detectives Privados en Reus

Detectives Privados en Valls

Detectives privados en Tortosa
Detectives Privados en El Vendrell
FRAUDE AL SEGURO

Los intentos de fraude al seguro se duplican por la crisis en Tarragona

Proliferan las lesiones fingidas, los robos simulados o los incendios de negocios. El fraude destapado en la provincia en 2012 ascendió a 5,7 millones

Los Mossos d’Esquadra han imputado en Salou a 14 turistas como presuntos autores de un delito de simulación de robos violentos. La noticia ilustra el auge de los intentos de fraude para intentar cobrar del seguro. La crisis ha disparado esos casos de estafa en la provincia un 90% entre 2008 y 2012, hasta prácticamente doblarse, pasando de los 1.072 casos a los 2.037 en Tarragona, según el balance de la Asociación Empresarial del Seguro.

El dato en toda España en 2012 fue de 146.792 casos, un 12% más que en el año anterior. Esa detección de situaciones fraudulentas permitió ahorrar en España unos 411 millones de euros, ya que sólo se abonaron 151 millones, que era la cantidad real a la que se tenía derecho, y no 563.

En la provincia, la estimación es que el fraude destapado ascendió a 5,7 millones. Este tipo de casos se han multiplicado en diferentes ámbitos y con tipología variada. «La crisis ha influido. Tramas ha habido siempre, pero ahora proliferan perfiles de personas que nunca antes habían pensado en defraudar. Encontramos tramas familiares de tipo doméstico, vinculadas al automóvil: se fingen lesiones o accidentes para cobrar pequeñas cuantías. Es una situación compatible con un escenario de crisis», explica la Asociación Empresarial del Seguro.

Siniestros que nunca fueron

Las corredurías de seguro de Tarragona certifican el incremento. «Lo vemos en el día a día, pero son casos aislados. La gente busca recursos en cualquier sitio. Es un trabajo que hacen los peritos», explica Francesc Solà, director comercial de Ferré i Associats, en Higini Anglès. Pone algunos ejemplos: «Hay veces en que se dan partes de siniestros que nunca han existido o alguien al que le roban en casa. Le quitan una cantidad valorada en 10 y dice que le han robado 20. Interviene mucho la picaresca». El delito supone un agravio para el resto de clientes que tienen un seguro. «Repercute en el resto de los asegurados, que acaban pagando. Por eso las compañías han incrementado tanto la investigación», cuenta la Asociación Empresarial del Seguro. Las aseguradoras destinan cada vez más recursos a la persecución del fraude, bajo una regla clave: por cada euro invertido en investigación se evita pagar 43. «A veces se contratan investigadores privados. Si investigas más, descubres más. Internet y las redes sociales están muy presentes, tanto a la hora de hacer el fraude como a la hora de pillar al que lo hace. Por ejemplo, salió a la luz el caso de una familia que simulaba lesiones por accidente de tráfico. Sacaban de internet los partes médicos y los retocaban con algún programa. Todo tenía una apariencia legal», cuenta la asociación. De la misma manera, las redes sociales son también un arma de doble filo, pues ayudan a desenmascarar al estafador: «Hay quien ha denunciado el robo de un ciclomotor y, siguiendo la pista del número de móvil, ves al cabo de las horas que se está vendiendo en Ebay. También está el caso de la persona que tiene alguna dolencia invalidante y que va contando sus hazañas de fin de semana en su facebook».

Trabajo para los detectives

Los detectives han encontrado un filón. «Investigamos fraudes a las compañías de seguro. En épocas de crisis todas intentan ahorrar dinero y procuran levantar la estafa», narra un detective de Tarragona. Para algunos, los intentos de estafa son algo histórico, una picaresca que ha existido siempre, tal y como indica Dolors Sala, administradora de la correduría de seguros Salas Guinjoan: «El intento de ver qué puedo sacar ha existido siempre y las compañías tienen programas para detectar el fraude desde hace mucho. Nosotros nos encontramos con casos en los que, por ejemplo, alguien quiere que una rascada que no tiene nada que ver con el accidente entre. Cosas así. Me acuerdo de hace años, cuando una persona fingió un robo. Tenía las pertenencias guardadas, pero pasó hace años, no ahora».

Otro corredor de seguros de Tarragona corrobora esa impresión: «En 35 años de experiencia siempre lo he visto. Se dice que el 20% de las primas que se pagan son por este tipo de simulaciones. A nivel particular no lo he notado demasiado, pero parece ser que en general aumenta la frecuencia. Hay simulaciones de accidentes que nunca han sucedido o cambios de versiones de cómo ha sido el siniestro».

Este corredor pone un ejemplo curioso, aunque sucedido hace tiempo: «Había un señor que estaba asegurado en cuatro compañías. Simuló nueve robos y los denunció todos en cada una de las compañías. Las nueve veces lo declaró a las cuatro compañías». Los aparatos electrónicos se esconden detrás de algunos fraudes. «Muchos denuncian que les han robado el iPhone, cuando en realidad lo han perdido», explica un corredor de seguros.

De hecho, los 14 turistas de Salou que habían simulado robos, denunciaron la sustracción de aparatos electrónicos como móviles, cámaras de vídeo o de fotos. Los corredores de seguros sostienen que, ante este incremento del fraude, las compañías se han puesto más exigentes, como indica una empleada del Grupo Galilea, en Tarragona: «Las compañías son más reacias. Cuando el cliente tiene razón, tienes que defenderlo y lucharlo». Es el cuento del pastor y el lobo. «Cuando viene alguien que ves que quiere defraudar, lo denunciamos. Si no, sucede que cuando en realidad el cliente tiene razón, lo tienes que pelear muchísimo más».

Ojo con los daños eléctricos

Asimismo, aumentan las precauciones y el recelo, y se complican los procesos: «Las compañías están más alerta. Una vez tuvimos que hacer un sobreperitaje que costó 200 euros. El perito hizo una reconstrucción del accidente de un todoterreno contra un vehículo industrial para averiguar qué había pasado. Tiene sus costes, pero si vemos que el cliente tiene razón lo hacemos, aunque cada vez se pierde más tiempo en este tipo de siniestros».

También es laborioso el protocolo cuando se trata de daños eléctricos, otro nicho de fraude: «A veces tenemos que mandar informes técnicos y nos cuesta que al cliente se le dé la razón. Las compañías se ponen más duras porque la picaresca aumenta. Hay más conocimiento por parte del cliente, cada vez se conocen mejor las coberturas».

También Axa constata el incremento. «Se ha notado una subida. Si antes te entraba un caso así cada tres meses, ahora la cifra puede ser de tres al mes», explica un empleado desde las oficinas de la calle Reial, en Tarragona. Las situaciones dudosas que les llegan son una mezcla de necesidad y pillería: «A veces te llegan casos curiosos, como el de una persona a la que el mismo día le habían robado seis cosas y, ya de entrada, te traía las seis facturas. Una de un iPhone, de un iPad, una cámara de fotos… no es normal que te traigan todo eso el mismo día». Cuando hay sospechas, se activa la alarma: «Cuando el agente detecta que hay un posible fraude porque no te cuadra la explicación, activamos un protocolo. Ese caso va a un departamento específico y se activa la acción de unos inspectores, que lo pueden derivar a detectives».

Este empleado concluye poniendo otro ejemplo: «Tuvimos el caso de un cliente que denunció el robo de un vehículo nuevo a un mes de cumplir los dos años, para poder cobrar el 100% del dinero. Le pedimos las dos copias de las llaves que debería tener y ahí le pillamos, porque sólo tenía una. Después también está el caso de alguien que le había prendido fuego al coche para cobrar la indemnización. Son situaciones en las que te das cuenta de que no puede haber sido así».

El 63% de engaños son en el automóvil

Por tipología de fraude, en el seguro del automóvil y en las pólizas personales, los intentos de estafa más habituales son la ocultación del daño o su preexistencia, como intentar asegurar un vehículo después de haber sufrido un accidente. En la categoría de seguros diversos, donde se encuadran los multirriesgos, el 31% de los intentos de fraude eran siniestros simulados. Según el balance de la Asociación Empresarial del Seguro, en el último año se aprecia un incremento del número de intentos de fraude no profesionales, como simulaciones de robo o incendios de negocios. Sin embargo, sigue habiendo redes delictivas organizadas para delinquir y simular el fraude, especialmente en relación con el seguro del automóvil. En Tarragona, el 63% del fraude tiene que ver con el vehículo, con un aumento del 15% en el último año. El 33% corresponde al ramo de diversos ?se incluyen pymes, comercios, hogar o comunidades?. El 3% atañe a estafas vinculadas al ámbito de la vida y de la salud.

 
Detectives Tarragona - Agencia de detectives Tarragona – Investigadores privados Tarragona – Detectives privados Tarragona – Detectives Reus – Agencia de detectives Reus – Investigadores privados Reus – Detectives privados Reus – Detectives Valls – Agencia de detectives Valls – Investigadores privados Valls – Detectives privados Valls – Detectives Barcelona – Agencia de detectives Barcelona – Investigadores privados Barcelona – Detectives privados Barcelona – Detectives Vilafranca del Penedés – Agencia de detectives Vilafranca del Penedés – Investigadores privados Vilafranca del Penedés – Detectives privados Vilafranca del Penendés – Detectives Vilanova i la Geltrú – Agencia de detectives Vilanova i la Geltrú – Investigadores privados Vilanova i la Geltrú – Detectives privados Vilanova i la Geltrú – Detectives El Vendrell – Agencia de detectives El Vendrell – Investigadores privados El Vendrell – Detectives privados El Vendrell – Detectives Cambrils – Agencia de detectives Cambrils – Investigadores privados Cambrils – Detectives privados Cambrils – Detectives Salou – Agencia de detectives Salou – Investigadores privados Salou – Detectives privados Salou.