Detectives privados en Tarragona

Detectives en Tarragona

Detectives Privados en Reus

Detectives Privados en Valls

Detectives privados en Tortosa
Detectives Privados en El Vendrell
DETIENEN A UN CARTERISTA

Los Mossos detienen a un carterista al día por hurtos

Tanto en la cuidad de Tarragona como en las principales poblaciones de la Costa Daurada los ladrones aprovechan la llegada de turistas para hacer su particular agosto

 

Ruben Garcia Publicado: 20:19 - 19/07/2014 Diari de Tarragona

«Estaba a punto de subir al autobús en la estación de Tarragona, en la Plaza Imperial Tarraco, cuando empecé a notar que alguien se me acercaba descaradamente, casi acosándome. Mientras iba a darle el ticket al conductor, noté que una mano se colaba en mi bolsillo y me di cuenta de que allí estaba el móvil. Enseguida me giré, y vi ante mí a un hombre que disimulaba. El móvil ya no estaba en mi bolsillo, así que le acusé de habérmelo robado. Él lo negaba y decía que se me habría caído en las escaleras del autobús. Fue entonces cuando comenzó a alejarse. Después de unos minutos buscándole, le volví a ver intentando coger otro autobús. Así que decidí alcanzarle. Conseguí llegar hasta él y le volví a pedir que me devolviera mi móvil. Lejos de dármelo, me amenazó con matarme, aunque no esgrimió ante mí ningún tipo de arma. Aun así, no me atreví a jugármela y decidí dejar atrás mi persecución. No recuerdo mucho su cara, pero no puedo olvidarme de esa sensación de tremenda rabia que me produjo no darme cuenta de que quería robarme el móvil».

Estas son las declaraciones de Eusebio, un joven de Tarragona, una de las decenas de personas que ha sufrido un hurto en los últimos meses. En la ciudad de Tarragona se han registrado nueve detenciones en dos semanas, cuando el verano apenas ha empezado. Y entre Vila-seca y Salou ya se han realizado 50 detenciones por hurtos, 23 en el mes de junio y las otras 27 en lo que llevamos del mes de julio. Es decir, en verano los Mossos detienen a un carterista al día, que por su valor económico (menos de 400 euros) vuelve rápidamente a la calle.

Modus operandi

Son grupos organizados que, disfrazados de turistas, se pasean por las zonas turísticas de la Costa Daurada. Van por la playa, los hoteles y las estaciones de tren y de autobús.

Primero, deciden dividir el grupo en tres o cuatro subgrupos e ir por diferentes lugares. Cuando ven una presa, se colocan a su espalda y aprovechan la ocasión para quitarle el móvil, la cartera o los objetos de valor que vean. Todo está premeditado: observan a las personas que tienen a su alrededor y se fijan más bien en los turistas extranjeros, que son los que más relajados están, pensando en las vacaciones. Pero en algunos casos, esa relajación puede pasar factura y las vacaciones se truncan. Sobre todo para el turista ruso, el más afectado cuando es víctima de un robo porque lleva bastante dinero en efectivo. En los hoteles, aprovechan mientras los visitantes están haciendo el check in o el check out para coger cualquier pertenencia.

Los turistas no se percatan en el mismo momento de que les han robado, pero en las contadas ocasiones en los que pillan a los ladrones ya no pueden saber dónde está el objeto sustraído, ya que suelen tener a algún compañero cerca que coge el botín y es muy complicado encontrarlo. Incluso el mismo que ha ejecutado el plan empieza a teatralizar su comportamiento para que la otra persona a la que ha pasado el objeto pase inadvertida y se vaya sin problemas. Otro problema a la hora de encontrar al que ha cometido el robo es que en poco tiempo puede cambiarse de ropa y es aún más difícil reconocerle.

Una tarea complicada

El jefe de la comisaría de Mossos d’Esquadra de Salou, Eduard Blanch, considera que «es muy complicado encontrar al delincuente». Por su parte, el jefe de la estación de autobuses de Tarragona, José Luis, explica que «el problema es que operan con mucha rapidez y a menudo es un ladrón esporádico, o puede que sea un grupo que viene unos días aquí, otros a la estación de Renfe, o se van a la Rambla, o a la Part Alta, y cuando vuelven pasa una semana como mínimo y ya no tienes sus caras en la memoria». A todo esto, por la estación de autobuses de Tarragona pasan miles de personas al año.

Vienen de fuera

Los turistas carteristas suelen venir de otras zonas de España, como Madrid, Castellón o Granada, pero sobre todo proceden del área metropolitana de Barcelona. Debido a la presión policial que reciben en estas ciudades, deciden marcharse y probar en otras zonas, como en este caso los municipios de la Costa Daurada. De hecho, son multireincidentes, porque ya están fichados por otros robos que han cometido en otras ciudades. Así que los policías se visten de paisanos para intentar reconocer cuáles son las personas que ya han robado en otras localidades.

A pesar de ello, el ladrón conoce perfectamente la legislación vigente: nunca enseñan ningún arma, conscientes de que eso les puede llevar a la cárcel. Y siempre buscan objetos que no rebasen los 4oo euros. Si no los superan hay juicio rápido y multa, pero escaso riesgo de cárcel.

A pesar de la dificultad de encontrar al ladrón, como cada año los Mossos d’Esquadra ponen en práctica un plan para reforzar las zonas más turísticas, con colaboración de las policías locales. Las estaciones de autobuses, de trenes, los hoteles... son puntos de especial vigilancia. En los hoteles existe un sistema de recepción donde se pueden denunciar los hechos. Y al poco tiempo, los Mossos están allí con la denuncia hecha. El subinspector Eduard Blanch agrega que «es más cómodo para el turista».

A pesar de la percepción ciudadana, que se mueve cada vez que alguien observa un hurto y se lo cuenta a otro, corriendo como la pólvora, los Mossos aseguran que esta temporada se ha detectado un 7% de disminución de hurtos respecto al año pasado. En este sentido, Eduard Blanch cree que «se pueden considerar unos buenos números», teniendo en cuenta que es muy difícil encontrar al ladrón.

No es fácil acabar con los hurtos desde la vertiente policial. «Por mucha policía que pusiéramos, no se solucionaría; se puede hacer prevención, pero no se puede poner un policía en cada calle», asegura Blanch. «Aunque si ejercemos presión sobre elos ladrones, los hurtos bajarán», concluye.

 

 

 

 

 


 
Detectives Tarragona - Agencia de detectives Tarragona – Investigadores privados Tarragona – Detectives privados Tarragona – Detectives Reus – Agencia de detectives Reus – Investigadores privados Reus – Detectives privados Reus – Detectives Valls – Agencia de detectives Valls – Investigadores privados Valls – Detectives privados Valls – Detectives Barcelona – Agencia de detectives Barcelona – Investigadores privados Barcelona – Detectives privados Barcelona – Detectives Vilafranca del Penedés – Agencia de detectives Vilafranca del Penedés – Investigadores privados Vilafranca del Penedés – Detectives privados Vilafranca del Penendés – Detectives Vilanova i la Geltrú – Agencia de detectives Vilanova i la Geltrú – Investigadores privados Vilanova i la Geltrú – Detectives privados Vilanova i la Geltrú – Detectives El Vendrell – Agencia de detectives El Vendrell – Investigadores privados El Vendrell – Detectives privados El Vendrell – Detectives Cambrils – Agencia de detectives Cambrils – Investigadores privados Cambrils – Detectives privados Cambrils – Detectives Salou – Agencia de detectives Salou – Investigadores privados Salou – Detectives privados Salou.